La boda del año en Valencia

Noticia Publicada en:

Natalia Santos Yanes y Esteban Rivas se casan en la iglesia de San Agustín acompañados de personalidades de la alta sociedad

Un poniente de los que quema la piel y dispara termómetro recibió a Esteban Rivas y Natalia Santos que se casaron ayer por la tarde en la iglesia de San Agustín en Valencia. La alta sociedad madrileña bajaba de autobuses fletados por el padre del novio, el transportista Estaban Rivas, que desde las 17.15 horas iban llegando a las puertas del templo.

Antes de que llegara la novia, subida en un Rolls Royce junto a su padre, fueron apareciendo los 700 invitados a la boda, entre ellos, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y su mujer, Teresa Urquijo, o el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, que llegaron juntos en le mismo vehículo oficial. Sobre la alfombra azul, símbolo del color mariano de la Virgen de Lourdes, de quien son muy devotos , desfilaros también amigas de la madre de la novia, la joyera Cristina Yanes, entre ellas Nuria March, de aguamarina, Lidia Bosch y Patricia Rato, las dos con un vestido rosa palo, Pedja Mijatovic y su mujer Aneta y Alfonso de Borbón y Margarita Vargas.

También hubo una pequeña representación de la sociedad valenciana, como el expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, acompañado de su mujer, Isabel Bas, y Vicente Garrido y Begoña Mortes, con un vestido de crep en rosa de Santa Eulalia con bordado en el escote. Además, asistió al evento, de blanco, Mayrén Beneyto, Esther Pastor y Vicente Boluda, que saludó efusivamente a Cerezo y a Almeida al finalizar la ceremonia. También lo hizo el alcalde de Madrid con Camps durante el banquete, y se les vio charlando durante largo rato.

La novia es hija de José Luis Santos, dueño de la empresa propietaria del hotel Las Arenas, con quien entró a la iglesia pasadas las seis de la tarde, como manda el protocolo, con un vestido espectacular de Navescués y una tiara familiar mientras sonaba el himno de Nuestra Señora de Lourdes interpretado por la Orquesta Sinfónica del Mediterráneo. El novio entró por su parte, acompañado de la madrina, su madre Cristina Traba, con el Canon de Pachebell. Al finalizar la consagración sonó el himno de España coronado con un redoble de tambores.

Puedes leer aquí la noticia completa: